martes, 24 de abril de 2007

DAÑO PSIQUICO CONSECUENTE CON MALA PRAXIS MÉDICA: DOS CASOS


*Lic. Patricia Martínez Llenas

PRIMER CASO:
Que en legal tiempo y forma vengo a presentar informe pericial psicológico de la Sra. Elsa Delia ********* a quién se identifica con DNI **.***.732, que fuera evaluada los días 28/02 y 01/03/07, y que a continuación se describe:

I.-DATOS PERSONALES Y DE FILIACIÓN
Nombre y apellido: Elsa **********
Fecha Nacimiento: **/**/196* en Gral. Pinedo, Prov. de Chaco.
Nacionalidad: Argentina
Estudios: Primarios y secundarios completos como Perito Mercantil.
Ocupación: Anticuaria.
Padre: José *************, fallecido en 2004 a raíz de cáncer de próstata.
Madre: Lidia *********, fallecida en 1994 por patología cardiovascular.
Fratría: Carlos, de 51 años, empleado; Miguel , de 40 años, empleado y Martín, de 39 años, empleado.
Familia conviviente: Convive con su hijo de 10 años que cursa 6º grado, y está divorciada desde fines de 2002 del Sr. Raúl , de 57 años, padre de su hijo, de profesión anticuario.

II.-BREVE RESEÑA DE HISTORIA VITAL:
La peritada si bien nació en Chaco, vivía con sus padres en Buenos Aires. Su infancia transcurrió en la localidad de San Martín, Prov. de Buenos Aires, viviendo en la casa paterna. Concurrió a colegio primario público, comenta que era buena alumna. Se mudó a la localidad de Moreno teniendo 6 años hasta cumplir 21 años. Del vínculo con su padre, dice que éste era muy pegote pero controlador y muy severo, características que se acentuaron durante el período de su adolescencia. De la madre comenta que tuvo un vínculo de amor. Agrega que su primer novio lo tuvo a los 17 años, y que tenía una vida social con amistades y compañeros. Finalizó sus estudios secundarios a los 18 años, y a partir de los 21 años comienza su vida laboral desempeñándose como empleada de una agencia de automóviles, pero por poco tiempo. Refiere que se independizó trabajando y decide irse a vivir sola una vez que conoció a alguien que era anticuario y tenía negocio en la calle Libertad. Así se muda a la capital, trabaja, se mantiene sola, gana su dinero y aprende el oficio de anticuario, trabajo que actualmente ejerce, y teniendo un emprendimiento propio por lo que realiza frecuentes viajes a EEUU donde concurre a importantes eventos de anticuarios y ahí comercializa sus piezas. Refiere haberse casado a los 31 años, con quien fuera su marido, ya que éste también “era del gremio”. Su matrimonio duró 7 años, durante el cual nació su hijo, y luego llegó la separación conyugal.

III.-RELATO DEL EVENTO DAÑOSO:
Agrega que el gran desencadenante de dicha separación conyugal se debió en gran medida a los trastornos padecidos por el traumatismo psíquico dejado por la operación estética de mamas, ya que de forma constante sentía que: “Yo no quería que me toque, no quería tener relaciones con mi marido”(Sic.) “No quería ni sacarme la remera porque no quería que viera esta deformación en el pecho, me daba cosa, me daba vergüenza, no quería que me tuviera lástima, yo sentía eso, aparte él veía mi sufrimiento”(Sic.)
Agrega también que ella se apartaba, lloraba, que el sexo ya no era lo mismo, y que aunque mantenía relaciones entre 2 a 3 veces por semana previamente a la operación estética de mamas, a partir de esta no tuvieron más relaciones entre ella y su marido. Refiere que sentía sus pechos como “nulos” tanto para ella como para cualquier hombre, y que actualmente eso sigue igual. Refiere que ese complejo conflicto se extendió a todo su cuerpo, y que siente que “me encerré como un hongo y no quise tener más nada con mi marido”(Sic.)
Preguntada acerca de cómo se siente actualmente, estando ya divorciada, responde que todo sigue igual, que no se quita jamás el sostén pues se siente muy defectuosa, aunque se encuentre en una relación de amor, dice no poder manejar la angustia de verse deformada.
Entrando al relato del evento dañoso, comenta que a sus 38 años, coincidiendo con su aniversario de cumpleaños, el entonces marido, le obsequia como regalo la operación estéticas de mamas. Era el año 2001, y se contacta con el Dr. **********, a quien conocía a través de un joyero cercano del marido de ésta, que se lo presenta como un “muy buen cirujano plástico” muy capacitado para operarla de las mamas. Así, inicia la relación con el médico, quién le confirma que es cirujano plástico, pero que la dicente aclara que en realidad verificó que la especialidad era de “deportólogo”. Refiere que la intervención fue programada, realizándose todos los estudios previos necesarios, siendo llevada a cabo la operación en conjunto por un equipo de profesionales médicos compuesto por un cirujano plástico –Dr. ****-, un anestesista y dos enfermeras, realizando esta operación en la Clínica Quirúrgica *************** de la calle ************ del barrio de Belgrano. Agrega que el Dr. ************ le expresó que era dueño de esa clínica, lugar donde habitualmente llevaba a cabo sus intervenciones de cirugía plástica.
Preguntada por la fecha de la operación, responde que no recuerda exactamente la misma, agregando que desea olvidarse todo eso.
Continúa con el relato, diciendo que al despertarse de la cirugía, rápidamente la enviaron a su domicilio no permaneciendo ni un solo día internada. Continúa relatando que al tercer día asistió a la clínica para que le hicieran las curaciones, cambios de vendajes, realizados por el mismo Dr.***********.
Comenta que este último había dicho que al cabo de tres meses todo debía volver a la normalidad respecto a los resultados de la operación de mamas, pero la dicente se percataba que “mis pechos no bajaban, y tenía una pelota por encima de lo normal, sobretodo la mama derecha”(Sic)
Agrega que frente a esta situación, el Dr. **** pretendía tranquilizarla minimizando todo, así le explicaba que el tejido se iría normalizando. Agrega que lo veía una vez por mes durante el transcurso del año 2001, hasta que éste “se borró” (Sic.) al darse cuenta que no había manera de reparar ni arreglar lo hecho, por lo que “no se hizo cargo sino que hizo abandono de paciente” (Sic.) Asimismo agrega que lo llamaba para que la asistiera pero que el cirujano no la atendía nunca. También dice que su médico ginecólogo al revisarla le aseguró que esa intervención quirúrgica de mamas estaba mal hecha. Agrega que es a partir de todo esto que decidió iniciar una causa judicial motivada en dicha mala praxis que le ocasionó severos trastornos vitales tanto físicos como psicológicos.
Luego agrega que a partir de esta operación suspendió sus actividades laborales porque “tenía una teta deforme”(Sic.) Y agrega que al llegar la primavera y el calor, por ende, usar vestimenta más ligera, ella no podía verse vestida a raíz de la deformidad que tenían sus pechos operados, lo que le interfirió seriamente el despliegue de sus tareas desde Octubre 2001 hasta Marzo 2002, y ya pasado el período de verano podía entonces cubrirse con vestimenta que le disimulara la “deformidad” que ella se veía. Así como tampoco pudo tomarse su período de vacaciones por ese mismo motivo, pues la sola idea de mostrarse en traje de baño dejaba al descubierto su defecto corporal. Refiere que a partir del mes de Abril y Mayo 2002 empezaron sus conflictos conyugales ligados a la separación.
Refiere ser una mujer muy detallista y coqueta en lo que se refiere a su aspecto personal, cuidadosa de su silueta por lo que hace gimnasia desde siempre - cosa que es evidente a simple vista- , y que a partir de los resultados nefastos de la operación se ha esforzado enormemente en hacer ejercicios centrados en los músculos pectorales, cargando peso moderado a los efectos de arreglar la posición defectuosa de las mamas, especialmente la derecha, que quedó con el pezón caído, tonificando la musculatura que sostiene las mamas.

IV.-DE LA PRESENTACION PERSONAL Y OTRAS CARACTERÍSTICAS PSICOLÓGICAS:
Se presenta con cierta antelación a lo convenido, se muestra ansiosa y muy problematizada por la situación que se encuentra atravesando, la que aborda inmediatamente. Su aspecto externo presenta una vestimenta correcta y acorde a la situación actual, su forma de expresarse es compatible a su nivel de instrucción. El curso y contenido de pensamiento son encuadrables dentro de los parámetros de la normalidad, no presenta pensamientos bizarros, tampoco actividad delirante ni alucinatoria, por lo que descarta patología psicótica. Se encuentra con conciencia lúcida y orientada en tiempo y espacio, como también puede diferenciar lo valioso de lo disvalioso, encontrándose dentro de una normalidad psico-jurídica.
Los relatos son coherentes y se hilvanan lógicamente, por lo que expresa claramente que su problemática -motivo de esta pericia- se halla fundamentada en la necesidad de una reparación, no de tipo económica sino de tipo psicológica y física, ya que a partir de la intervención quirúrgica de mamas su vida cambió sustancialmente. Se percibe una personalidad dentro de las variables de la normalidad, con tendencias a una alta autoexigencia y por ende a la sobreadaptación, por lo que de existir un acontecimiento de características traumáticas que impacte en el psiquismo, pondrá en peligro el equilibrio psicosomático de la dicente, repercutiendo profundamente en su autoestima y en su concepto de Sí, descompensando este tipo de personalidad hacia la rigidización caracterial, el incremento de ansiedad y los trastornos psicosomáticos. Es dable destacar que toda intervención quirúrgica malograda, sobre todo si ésta se relaciona directamente con la imagen corporal tanto externa como intrapsíquica, son factores necesarios y suficientes para convertirse en verdaderos desencadenantes de desequilibrios psicopatológicos.

V.-ANÁLISIS DE LAS TÉCNICAS PSICOLÓGICAS IMPLEMENTADAS
La batería psicodiagnóstica administrada se basó en:
- Test Guestáltico Visomotor de Bender
- Persona con relato integrado
- 2 Personas en interrelación con relato integrado
- Test del Árbol y la Casa (H.T.) con relato integrado
- Persona bajo la lluvia con relato integrado
- Cuestionario Desiderativo
- Psicodiagnóstico de Rorschach

En el Bender se observa una tendencia a expandirse en gráficos cada vez más aumentados en su tamaño. Se da por lo tanto un fracaso en el control yoico, aflorando vivencias de contenidos ansiógenos que se manifiestan como fallas en el control de los impulsos, de ahí que aparezcan distorsiones en las formas, dificultades en el cierre de los ángulos, y una no previsión en el espacio a utilizar, especialmente manifestado en la reproducción de la figura Nº 6. No se detectan manifestaciones de índole psico-orgánica.
En cuanto a los gráficos que representan dibujos de personas, se manifiestan severos conflictos frente a los atributos sexuales femeninos (cabellera rala casi inexistente haciendo alusión simbólica a pronunciado conflicto respecto a los atributos sexuales femeninos; vestimenta abotonada y cerrada desde el cuello, por lo que simboliza un gran malestar y represión a nivel de su identidad sexuada que aparece patentizada en el cuerpo del personaje dibujado). Los relatos que acompañan a estos gráficos intentan minimizar la gravedad del conflicto, a través de comentarios banales. Asimismo es interesante recalcar la intensa autocrítica de la evaluada que no cesa de decir que se considera absolutamente inepta para expresarse a través de los dibujos. Comentario éste que por insistente oculta otros significados que se relacionan a una intensa vivencia de minusvalía en su autoestima. De la misma manera el gráfico de la casa muestra aspectos defensivos, intentando neutralizar o anular todo contacto, ya que la casa parece alejada, y con aspecto de estar vacía por el efecto dado por las ventanas, la puerta, y el caminito que no conduce a ningún lugar. En cuanto al árbol muestra también un aspecto disarmónico, cuyo tronco es muy pequeño y se encuentra sombreado, indicando esto la presencia de conflictos a nivel corporal del tronco, y con una copa demasiado grande que se encuentra como inclinada -como soportando una ráfaga de viento- , lo que simboliza la presencia de conflictos intrapsíquicos que se asocian a vivencias traumáticas.
En el gráfico de “persona bajo la lluvia” se reiteran las mismas características descritas que en la persona, con el aditamento de una remarcación de los trazos del tronco, con presencia de botones y una evidente dificultad al dibujar los brazos, todo ello indicativo de conflicto a nivel de esa parte del cuerpo, por lo tanto cobra valor de indicador psicológico de la presencia de trastorno a nivel corporal. (se acompañan los protocolos originales de las técnicas gráficas)

El cuestionario desiderativo muestra aspectos contrastantes y clivados de su personalidad, por un lado los aspectos valorizados y fuertes que se asocian a una coraza caracterológica protectora y enérgica, y por otro lado aparecen aspectos de indefensión, vulnerabilidad y desvalorización que contrastan con los primeros. Frente a esto, hay un esfuerzo yoico de sobreadaptación para insertarse en la realidad que conlleva a un posible agotamiento de sus recursos defensivos y por ende a una desestabilización psicosomática.

El Rorschach muestra indicadores de intenso conflicto a nivel de la identidad corporal y sexuada, apareciendo intensas manifestaciones de ansiedad de tipo hipocondríaca y confusional ligadas a fantasías de daño de órganos internos vitales como sexuales. No siendo un protocolo con características de personalidad ni psicótica, ni borderline, sino de una personalidad considerada como variable de la normalidad, con tendencias fuertemente caracteriales y defensas rígidas que son fallidas dando paso a la manifestación de importante monto de ansiedad.

VI.-ANÁLISIS INTEGRADO DE LA ENTREVISTA Y LAS TÉCNICAS
Se deduce de todo lo analizado supra, que la entrevistada fue alcanzada por el impacto psicotraumático del evento dañoso de autos, haciendo efracción en su personalidad de base de características neuróticas –variable de la normalidad-, lo que acentuó sus aspectos defensivos rígidos, que ya no son eficaces en su tarea de defensa, siendo invadida por un importante incremento de ansiedad hipocondríaca/confusional, que distorsiona la imagen de su identidad sexuada y corporal.

VII.-CONCLUSIONES DIAGNÓSTICAS:
- Se encuentra en la peritada la presencia de DAÑO PSÍQUICO que ha trastornado la vida familiar, de relación, laboral, física y sexual, constituyendo un serio y complejo trastorno en el devenir de esta persona que se encuentra afectada profundamente en su autoestima y en el desarrollo de sus potencialidades de las diversas facetas de su vida. Esto constituye un déficit o invalidez que se encuentra codificado en el “BAREMO PARA DAÑO NEUROLÓGICO Y PSÍQUICO DE CASTEX & SILVA” bajo el Código 2.6.5 DESARROLLOS REACTIVOS, en grado moderado del 25% del VPI-VPG (valor psíquico integral-valor psíquico global).

- Debe asimismo cumplir con tratamiento psicoterapéutico para elaborar la pérdida de su autoestima en relación al daño ocasionado en su identidad sexuada, por lo que deberá asistir a sesiones de psicoterapia con una asiduidad mínima de una vez por semana, por el término de año y medio a dos años. Cada sesión de psicoterapia se calcula a un valor de mercado de $70.-

- Se hace mención de la existencia de Daño Moral que se manifiesta como infelicidad, aislamiento, dificultad para la vida sexual normal y dificultades para el desarrollo de su vida laboral.

- Que es todo cuanto esta experta puede informar a V.S.



SEGUNDO CASO:


INFORME PSICODIAGNÓSTICO CON ORIENTACIÓN FORENSE

Persona evaluada: B E R, evaluada el 04 y 06/10/06

Se le administró a los fines de la evaluación las siguientes técnicas como modo de abordaje:

-Entrevista semidirigida
- Batería psicodiagnóstica compuesta por técnicas gráficas proyectivas: Una Persona; Dos Personas; Familia Kinética; H.T.P. (casa, árbol, persona); Persona bajo la lluvia, todos acompañados de relato integrado.
- Test guestáltico visomotor de Bender
- Cuestionario Desiderativo
- Psicodiagnóstico de Rorschach
-Test de Apercepción Temática – T.A.T. (de Murray)


I) Datos personales, de filiación y otros:
B E R, se la identifica con D.N.I. ******, de 48 años, casada con ****, de 50 años y de profesión comerciante, es madre de dos hijos, una hija de 20 años con estudios universitarios en Turismo, y un hijo de 16 años que cursa el 3º año del secundario.
Su padre falleció complicado por una polineuritis a los 78 años en 1998, de profesión comerciante, había iniciado la primera estación de servicio, que hoy día siguen explotando como empresa familiar. Su madre vive, de 83 años es pensionada y convive con otro hijo que es soltero. Este hermano soltero trabajó en la primera estación de servicio, pero a raíz de una caída que le afectara las rodillas, ya no puede trabajar.
Cuenta con estudios secundarios completos y luego con estudios de periodismo de tres años de duración cursados en el Círculo de la Prensa, carrera que concluyó en 1980.
Sus actividades laborales habituales, que se encuentran interrumpidas desde Marzo 06 a partir de la intervención médica de la actual causa de mediación, son la de Socia-Gerente de la sociedad familiar “********* S.R.L.” y de otra empresa también familiar “************”.





II) Entrevista, historiografía y datos relacionados a su estado de salud actual

Refiere que a raíz del hallazgo de microcalcificaciones mamarias detectadas en tres estudios mamográficos consecutivos, su médico tratante, le solicitó efectuarse un estudio específico de diagnóstico que consiste en una punción de biopsia mamaria con aguja gruesa y monitoreada simultáneamente a través de imágenes mamográficas. Comenta al respecto que esas microcalcificaciones “son como puntitos blancos, que te tienen que decir que están ahí porque si no se confunden con las imperfecciones de la fotografía”(Sic.)
Agrega que este estudio le fuera solicitado en Diciembre 2005 pero debido a sus vacaciones durante Enero y Febrero 2006, como también a ciertos temores relaciones al mismo, el estudio fue postergado hasta el 03/03. Su médico le había explicado que “el estudio no era doloroso, salvo un mini tajito, un pequeño pinchacito… (Sic.). Continúa diciendo que el médico que le hizo el estudio, el ******* del Centro Médico ******, le corroboró que se trataba de un estudio que no le produciría nada grave, que le preguntó si podía ir sola, le contestó que sí, a lo que concurrió sola el día de efectuarse dicho estudio. Agrega: “Me sentaron, era difícil la posición porque al tiempo de la punción se debía observar la mamografía, y que iba a sentir un ruidito como de un blister cuando se rompe por cada muestra, y ahí empecé a sentir un dolor terrible, estaba descompuesta, empapada y fue tal la descompostura que me desvanecí”(Sic.) Agrega que luego de un rato se empezó a recuperar y entonces pensó en no volver al día siguiente para volver a pasar nuevamente por todo eso, por lo que le dijo al médico que siguiera adelante con el estudio. Así, cuenta que nuevamente le pasaron anestesia, supuestamente xilocaína que no fue tal ya que se le inyectó por error formol. Así le hicieron el estudio, ya ella no sentía nada, e inmediatamente le dieron hielo para que se colocara sobre la zona de la punción, durante unos 10 minutos aproximadamente. Percibía en el Dr. **** una actitud tranquila, no dándole importancia al hecho sucedido. Le colocaron una gasa y cinta adhesiva y le indicaron que debía cambiarse la gasa entre 2 o 3 veces por día durante una semana, curarse con Pervinox la herida hasta que formara la cascarita, y si le dolía tomara Ibupirac.
Refiere que al llegar a su casa descubre que en su mama tenía una lesión verde-parduzca de aproximadamente no menos de 3 cm de diámetro y mucha molestia, que se inflamó de una manera terrible durante el fin de semana. Llegado el día lunes refiere que llamó al centro del Dr. **** para informarle al médico que todo andaba muy mal, y éste le dijo que pasara así la revisaba. Aduce que al retirarle la gasa, el Dr. **** quedó “estupefacto”(Sic.), e inmediatamente le hizo una ecografía directa en esa mama. Agrega en el relato que ella misma se sentía como culpable consigo mismo por presentarse ante el médico como un caso tan difícil. Agrega que el médico le recetó antibiótico (Cefalexina 500 mg) cada 6 horas durante 10 días. Que le preguntó al médico respecto de si la mama se desinflaría sola o debía ponerse hielo, éste le respondió “como quiera” (Sic.). Luego de esta visita, decide llamar a su médico de cabecera, el Dr. ****, quién la revisa y advierte que el tejido de la mama estaba necrotizado, no entendiendo el motivo que había generado semejante reacción patológica. Así, éste comienza a tratarla con Rifocina y Farm X en crema, además del antibiótico que le habían indicado, que su lesión fue tratada como se tratan a las quemaduras, esperando que el tejido deteriorado se cayera solo. Que en lugar de caerse la piel, se formó una escara, por lo que se decide practicársele una operación llamada “toilette quirúrgica” (limpieza) para remover los tejidos necrotizados. Comenta que dicha lesión parecía un pozo de un cm, y que la piel para empezar a regenerarse tardó aproximadamente 6 meses. Que debía colocarse Furacín crema, y gasa furacinada, y así una vez por semana su médico la iba curando. Aclara que su cirujano jamás volvió a citarla luego de la 2º consulta que tuviera ese día lunes. En una palabra, el profesional que tomó a cargo la curación de la mama fue su médico de cabecera, y no quién le produjera la tremenda lesión en la mama.
Esta situación le advierte que la actitud médica del Dr. **** frente a la lesión provocada fue de escasa o hasta nula responsabilidad médica, no afrontando éste último nada de lo sucedido, y agrega “es increíble la actitud tomada por el médico, no se puede mirar para otro lado” (Sic.)
Las curaciones auto-realizadas le llevaban cerca de ½ a ¾ de hora, y debía realizarlas a razón de 4 veces al día. Durante dicho período de tiempo no podía hacer esfuerzos, ni movimientos que pusieran en peligro el tejido que se estaba regenerando. Pensó que tal vez su mama podía quedar finalmente bien, y por momentos pensaba que podía perder la mitad o una cuarta parte de la mama. Al cabo del tiempo necesario para la cicatrización, pudo observar que dicha cicatriz le produjo una asimetría ya que quedó como retraída por efecto del tironeo que ejerce el tejido cicatrizal, al tiempo que perdió buena parte de la areola. Esto motivó un rechazo a esa parte del cuerpo, se resiste a mirarse y a que la miren, y eso la altera mucho en su vida personal. Asimismo refiere sentir molestias en dicha zona. Agrega que dudó si le habían sacado las microcalcificaciones por lo que creyó que debería pasar nuevamente por el mismo estudio, situación que la conflictuó bastante.
Cuenta que antes de esa intervención era una persona muy activa, “muy pila” y dinámica, pero que desde el 03/03/06 ya no siente lo mismo, debió abandonar sus clases de gimnasia y deportes. Agrega que actualmente sí estaría en condiciones de retomar la gimnasia, pero que ya no está motivada, no tiene ganas. Tampoco concurre a su trabajo desde esa fecha, dando a entender que su vida tuvo un cambio negativo rotundo a partir de esa intervención médica desafortunada.
Comenta que su vida actual es estar en su casa, que no puede hacer nada porque nada le produce placer, se limita a ordenar la casa, hacer las camas, mirar T.V.
Esta falta de placer vital o anhedonia se verifica a través del lenguaje gestual de la entrevistada, quién no transmite ningún tipo de sentimiento de goce por la vida, su voz es monocorde, sus comentarios son acordes con la existencia de un psiquismo empobrecido propio de los cuadros psicopatológicos descritos por la Escuela de Psicosomática de París, cuyo exponente más importante es el Dr. y Profesor Pierre Marty, médico psicoanalista quién describe a este tipo de pacientes como portadores de una gran inhibición en su esfera psico-afectiva, con una modalidad de funcionamiento psíquico de tipo operatorio, y presentando una Depresión Esencial.
Esta Depresión Esencial junto al funcionamiento psíquico operatorio acompaña a los cuadros llamados psicosomáticos donde es flagrante la incapacidad de vivenciar a profundidad cualquier sentimiento o afecto de bienestar vital, ya que se produce un borramiento del espacio intrapsíquico que es el lugar de la actividad asociativa ideo-afectiva, dando como resultado una chatura emocional que es producto de las fallas de mentalización y de simbolización. El estado de pobreza emocional resultante es pues lo que se observa en este tipo de pacientes que suelen caer una y otra vez en cuadros psicosomáticos diversos que van alterando gradualmente no sólo su salud psicofísica, sino que empobrecen de forma global todo y cada uno de los aspectos vitales del individuo, pudiendo descompensar en enfermedades que tiendan a complicarse seriamente.
La descripción que la entrevistada hace de sí misma permite valorar al experto la objetivización de una subjetividad que padece de una enfermedad que invade todos sus aspectos vitales y que no logra identificar con nada concreto, lo que le genera bastante culpa ya que no puede explicarse ni explicar a los demás qué es lo que padece, siendo justamente esta característica la más típica expresión psico-clínica de la Depresión Esencial y del funcionamiento Operatorio, la queja difusa, tal como lo describe la escuela de Psicosomática de París.

Al relatar el aspecto afectivo vincular con sus hijos, vuelve a aparecer el sentimiento de culpa hacia ellos, ya que describe que con su hija todo está “bien, es un sol la pobre, siempre al lado mío empujándome para que haga algo”(Sic.); y respecto a su hijo dice “es un solcito, pero tiene bastantes problemas con el estudio, y a veces le enoja la situación por la que estoy pasando”(Sic.)
Se le pregunta si podría trabajar nuevamente, a lo que responde que como poder hacerlo, podría, pero que no tiene ganas ni voluntad; se le pregunta por cuánto tiempo cree que no podrá hacerlo, y responde que “prefiero no pensar”.
Esta es la más típica respuesta de los pacientes alcanzados por trastornos psicosomáticos o alexitímicos, donde lo que prevalece es la gran inhibición ideo-asociativa, no pudiendo ahondar en temas de su futuro, ni en sus proyectos vitales, mostrándose restrictivos en su desempeño habitual lo que muestra el efecto de una mediocre mentalización-simbolización de sus contenidos psíquicos.
Se le pregunta acerca de su vínculo con su marido, a lo que responde espontáneamente “No viene”(Sic.). Frente a esta expresión, se intenta aclarar qué significa esto, si quiso decir que el marido tal vez se está yendo de su lado, alejando, y explica que al principio el marido comprendía por lo que estaba pasando, el estudio de mama, luego las complicaciones surgidas, la formación de la escara, pero al cabo de cierto tiempo éste le plantea que deben volver a una vida normal de pareja, que no se puede continuar así sin vida sexual. Agrega que ella no puede asumir eso, que se siente como una “monja casada”(Sic.), que no se anima a que la vea desnuda, que se cambia en el baño, se pone el camisón, se cubre, “no me ve y no me importa”(Sic.)
Se interroga acerca de su vida social, respondiendo que está muy limitada, que se comunica por teléfono, ya que siente que “esto no lo puedo compartir con mis amigas, sólo puedo hablar de temas generales, pavadas” (Sic.)
Agrega que realmente está viviendo en un verdadero infierno, ya que su vida laboral y económica era compartida con su marido, y la ausencia de ella motivó no sólo su propia pérdida laboral sino que debieron tomar una persona que ocupe su lugar, por lo que genera gastos de sueldo extra que antes no existían. Refiere que hay un antes y un después de este doloroso suceso, “la vida nos cambió a todos, en mi casa, en mi trabajo, yo no puedo hacer más de lo que hago”(Sic.)
Finalmente se le pregunta si teme por el futuro de su matrimonio, a lo que responde “ni me interesa pensarlo”(Sic.)

De su infancia refiere las enfermedades banales de dicho período como varicela, rubéola, paperas. De su adolescencia cuenta que fue divertida, que salía con su grupo de amigas y amigos. Que tuvo su primer novio a los 17 años, luego a los 20 años se puso de novia con quién hoy es su marido casándose a los 24 años. Al cabo de cinco años nació su primer hijo, que para ese entonces ya tenían una casa propia que había sido obsequiada por sus propios padres.
Se pregunta acerca de su dormir, a lo que refiere que duerme 6 horas corridas de noche, y 2 horas de siesta.
Sobre su alimentación manifiesta que aumentó la ingesta, ya que al estar en la casa “picotea” todo el tiempo. Que actualmente no concurre al gimnasio ni tiene actividades deportivas, ni sale a pasear, ni nada de nada.

Respecto al desenvolvimiento durante la entrevista, se la describe como inhibida, restrictiva por dificultad de asociación de ideas, monocorde en su manera de hablar, aburrida, si bien comprende las consignas y colabora con las tareas solicitadas respecto de brindar la mayor información sobre su estado actual, y la realización de los diversos tests que se le administran, no se aprecia en la entrevistada ninguna actitud de querer emprender un litigio judicial en contra del médico que le causó el enorme perjuicio a su salud, ya que su estado psico-emocional se encuentra embotado, inhibido, apagado y atrapado dentro del cuadro descrito de Depresión Esencial y funcionamiento Operatorio, estado del cual no puede salir sin mediar un tratamiento psicoterapéutico y psicofarmacológico.

No presenta trastornos sensoperceptivos, por lo que se descarta patología psicótica; el vínculo con la realidad se encuentra dentro de los parámetros de la normalidad; su capacidad judicativa es correcta, por lo que se la encuadra dentro de la normalidad psico-jurídica.

Lo que sí se manifiesta son los trastornos emocionales que impactan en el desarrollo normal y habitual de su vida, presentando una inhibición importante en su despliegue vital, con significativa merma en su capacidad de goce por la vida tanto recreativa, laboral, económica, familiar y de pareja, indicadores indudables de la existencia de Daño Psíquico de relación causal y directa con el evento dañoso de la mala praxis médica a la que fue sometida.


III) Análisis de las técnicas implementadas:

En general los test gráficos muestran configuraciones intrapsíquicas de contenidos banales a ultranza, los relatos son a-conflictuales, hay una sobre-adaptación a la realidad dando un aspecto de normalidad cuando en realidad se trata de una normopatía que obtura toda expresión pulsional. Así tanto las expresiones gráficas como los relatos que acompañan a dichos dibujos muestran un grado de excesivo conformismo por lo que no traducen otra cosa que una mera descripción de la realidad de forma convencional desprovista de toda connotación conflictiva. Justamente esta simplicación de índole emocional marca la afectación más típica de las organizaciones psicosomáticas o alexitímicas.

El Test guestáltico viso-motor de Bender muestra figuras cuyas formas guestálticas están bien organizadas, si bien la secuencia es confusa y tiende a una colisión entre 3 figuras, debido a la ansiedad de base que presenta. No obstante no se detectan signos de psico-organicidad.

El cuestionario Desiderativo vuelve a confirmar la aparición de contenidos intrapsíquicos de características banales, con escasa profundidad en lo afectivo, está en un sistema defensivo que muestra una suerte de inhibición del Yo, lo deseado y lo rechazado pasa por motivaciones de tipo convencional, ej. arbusto con flor porque son agradables y si tienen flor, además son bellos; o bien una mesa porque me parece algo necesario…Y cuando responde por aquellas cosas desagradables elige una cucaracha porque dan asco, o bien un yuyo porque son inútiles, invasivos, o un trapo de piso porque es un elemento devaluado.

En el Psicodiagnóstico de Rorschach se detectan indicadores de una estructura de personalidad adaptada, dando respuestas esperables, convenientes, sin traducción de impulsividad ni gran conflictividad interna. Sí llama la atención la proyección que da en lámina VII, lámina que moviliza aquellos aspectos inconscientes ligados con la femineidad, frente a la cual encontramos una respuesta muy significativa de Daño Psíquico cuando dice:

“Acá hay dos mujeres enfrentadas con un peinado para arriba, se ven las cabecitas hasta el inicio de los hombros… y parte del vestido, de la pollera. A las mujeres les faltaría media parte frontal (justamente a la altura del pecho), y sigue el cuerpo, y están sentadas, se ven las polleras, como que están sentadas”(Sic.)

Lo resaltado en negrita es sin duda alguna la proyección inconsciente de su propia vivencia de daño corporal a nivel de su pecho o mama deteriorada, lo que aparece como material inconsciente de forma directa y precisamente en la lámina de la femineidad.
Este acuse de recibo proveniente de su estructura inconsciente hace referencia de la existencia de la injuria narcisística que le produjera la intervención médica, que es vivenciada como deformidad o como algo faltante en su identidad sexuada.

Asimismo el T.A.T. muestra una configuración psíquica estructural propia a una organización psicosomática de la personalidad, cuyos mecanismos de defensa intentan sofocar toda expresión pulsional, banalizando todo esbozo de conflicto, recurriendo a modalidades defensivas y de afrontamiento que pasan por una mera descripción de todo aquello que se sucede de manera fáctica, actual, así aparecen expresados sentimientos de circunstancia, lo que debe hacer, lo que está aceptado socialmente.


IV) CONCLUSIÓN DIAGNÓSTICA DESDE LA PSICOLOGÍA FORENSE

Esta experta encuentra en la persona de la entrevistada la presencia de una Organización Psicosomática de la personalidad, con la expresión típica acompañante de Depresión Esencial y modalidad psíquica de tipo Operatoria.

Dicho cuadro psicopatológico se formó de forma reactiva y en relación directa con el evento dañoso de mala praxis ejercida en su mama, que provocando primero un severo daño corporal, causó un importante impacto afectivo en el psiquismo de la entrevistada dejando una impronta severa en la Identidad Sexuada primero, y luego alcanzó la Identidad total de la misma, arrasando negativamente sobre todas las áreas vitales de la afectada, tal como lo describe el Maestro Argentino en Daño Psíquico, Dr. Mariano N. Castex, cuando en su libro “El Daño en Psicopsiquiatría Forense” , Cap. II, “Daño Psíquico y su concepto”, pág. 39, Cuadro 1 dice:

“Daño Psíquico, definición del concepto, aquello que se constituye en reacción a: Una injuria, un traumatismo o una lesión con entidad suficiente para ello. Reactivo a un hecho traumático que reviste características de excepción en la vida del sujeto. Así se lo entiende como toda forma de: deterioro, o disfunción, o, disturbio, o, alteración, o, desarrollo psicogénico, o psicoorgánico, o, trastorno, o, perturbación que impactando sobre las esferas afectivas y/o volitiva, limita, sea esto en forma transitoria o permanente, la capacidad de goce individual, familiar, laboral, social y/o recreativa.”

Esta experta encuentra en la persona de la entrevistada la presencia de Daño Psíquico, que de acuerdo al “Baremo para Daño neurológico y Psíquico de Castex & Silva, se encuentra codificado como 2.6.5. Desarrollos Reactivos en Grado Severo, correspondiéndole un 35% del VPI-VPG (valor psíquico integral-valor psíquico global), y cuya correspondencia al CIE 10 se encuentra parcialmente con F45 Trastornos Somatomorfos.
Asimismo no puede soslayarse la existencia de Daño Moral debido a los cambios soportados en todas las áreas vitales, tal como se describiera más arriba, y que recaen en todos los miembros de su familia, en especial en la persona de su marido.
V) OTRAS CONSIDERACIONES PSICOLÓGICAS
De acuerdo a lo explicitado supra, se considera indispensable el cumplimiento de un tratamiento psicoterapéutico de no menos de 2 años con orientación psicoanalítica aplicada a trastornos psicosomáticos, a razón de 2 veces semanales. Y en el caso de ser necesario prescribir psicofármacos por posibles alteraciones de funciones vitales, prever al menos 8 visitas anuales a especialidad psiquiátrica por lo menos durante 2 años.
Actualmente se calcula el costo de cada sesión o consulta psico-psiquiátrica en un valor promedio de $80.-
Es todo cuanto esta experta puede decir.
Buenos Aires, 10 de octubre de 2006